Diez razones por las que te compensa tener un blog

13 Nov

blog

El otro día leí que Xabier Dolan, el último de mis descubrimientos cinematográficos, hizo su alabada ópera prima ‘Yo maté a mi madre’ con tan solo diecinueve años. Inmediatamente, me pregunté qué había hecho yo con mis treinta primaveras y no tuve otra opción que decir: tener un blog. Es mi bien más preciado, en el que he invertido más horas y por el que me he sentido, en ocasiones, muy orgullosa. Eso no llega a la altura de cinco películas de altura, pero como dice la expresión, “menos da una piedra”. Así que decidí escribir y contar mis diez razones por las que creo que te compensa tener un blog. Porque, más allá del esfuerzo que conlleva, es sumamente gratificante.

Aunque no solo valen estas causas. Si no sientes pasión por aquello que vas a escribir y estas dispuesto a implicar mucho y ganar más bien poco (o no, depende), quizás tener un blog no es para ti. Así de sencillo.

Te encanta escribir

Si te gusta escribir, lo más adecuado, coincidirás conmigo, será que lo practiques. A veces la pereza nos vence y dejamos aparcadas esas cosas que disfrutamos. Tener un blog, bien llevado, te ayudará a dar rienda suelta a tu imaginación; escribir, desarrollar ideas y disfrutar poniendo sobre el papel tus pensamientos.

Con el paso del tiempo, disfrutarás leyendo tus textos, recibiendo comentarios positivos o invirtiendo horas y horas haciendo eso que siempre te gustó: escribir.

Es tuyo y solo tuyo

Lo adelanté al inicio de este post. Nos pasamos los días trabajando para otros, haciendo un trabajo en el que nos implicamos tan solo hasta el punto en que creemos que el sueldo de final de mes nos compensa y con una implicación ciertamente limitada. El hecho de que sea tu proyecto hará que te impliques en mayor medida; que no veas límite para darlo todo de ti. Y eso, además de gratificante, da consecuencias únicas…

propiedad

Será exactamente como tú quieres que sea

El punto anterior me lleva a este: todo lo que hagas en tu blog será hecho en el modo que tú decidas. Esto conlleva que tanto el diseño, como el estilo, las imágenes y cada coma sean puestos como deseas. ¡Qué gustazo!

Las recompensas materiales

Como ya he dicho, generalmente el trabajo que se desarrolla en un blog “no está pagado”, aunque a veces, bueno… sí lo está. Depende mucho del tipo de publicación, el sector o el tipo de colaboración que se pueda presentar, pero hoy en día, los blogs forman parte del reclamo de muchas marcas para promocionar sus productos o servicios. De ahí que se prodiguen los pagos en efectivo o en especie (ropa, un viaje, productos varios, etc.) y que el trabajo del bloguero tenga al final, recompensas.

No obstante, la recompensa viene después de trabajo duro, sobre todo al principio. Por eso, pienso que empezar un blog solo por lo que vendrá después no es buena idea. O menos todavía, como he leído en algunas ocasiones, sin ninguna base vital para poder subsistir y esperar que el blog sea un sustento para vivir.

Las recompensas no materiales

Pero no solo hay que pensar en recompensas económicas. Si te gusta lo que haces, las visitas de nuevos usuarios, sus comentarios en el blog y redes sociales y el hecho de que otros te lean, sobre todo cuando disfrutas de escribir, será un verdadero placer.

//platform.twitter.com/widgets.js

Escribir se convierte en una terapia

Dependiendo de que escribas, estarás acostumbrado a escribir un tipo u otro de textos. Mi blog, como es de viajes, tiene bastantes post sobre reflexiones sobre qué me aporta conocer otros países y cómo influye esto en mi vida, por lo que mi publicación se convierte en algo así como mi psicólogo. En él expreso mis deseos, necesidades y sueños; se convierte de algún modo en testigo de mi vida y mis vivencias.

Y escribir se convierte en una forma de terapia.

Es una motivación más

Cuando algo te importa tanto como un proyecto personal, se acaba convirtiendo en una verdadera motivación. En ciertos días, él cambia tus planes –decidir por ejemplo, viajes- y también cambias tus actitudes –te empieza a gustar la fotografía y te haces un curso por ejemplo porque lo necesitas para el blog-. Es digamos, de alguna forma, un motivo para impulsar las cosas que más te gustan. Y a la vez, una especie de motivo para creer…

Va más allá de la pantalla

Una de las cosas que más mola de tener un blog es la gente que conoces a raíz de tener un blog. Eventos de empresas, profesionales o del sector hacen que vayas conociendo a gente que antes conocías de forma online… o no. Y claro, ellos tienen tus mismos gustos y un blog. Todo preparado para compartir experiencias y cosas durante horas y horas.

eventoFuente: Latituamex

Es para toda la vida

Es otra de las razones que me digo a veces cuando tengo un bajón y me arrepiento de haber empezado en esto del Bloggin: es para toda la vida. Aunque no es recomendable, puedes tenerlo parado unos meses o escribiendo menos, y luego volver a él y seguir en el camino que empezaste.

Son más las cosas buenas que las malas

A veces también me echan para atrás las cosas malas que tiene esta afición: cuando te metes en grupos que debaten las prácticas a seguir, puedes pensar muy diferente, encontrarte con muchos otros con mucho ego y poca racionalidad, que las vistas no suban como te gustaría o que escribir te quite demasiado tiempo. Pero cuando pasa la tormenta, puedes ver que todo se puede relativizar. ¿Crisis de ideas? Ya llegarán… ¿Discusiones? Pasarán…

Tiempo al tiempo. Si crees en tu blog, en tus ideas y tu capacidad de crear buen contenido, podrás seguir, seguro, adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: